Volver
Mini-banquettes de Zostera noltii (Zostères naine) à Port Saint-Louis-du-Rhône (plage de Carteau). Autor: Gérard Giraud. Este archivo se encuentra bajo la licencia Creative Commons de Atribución/Compartir-Igual 3.0

Se encuentra en Lanzarote una planta marina que se creía extinta

Un grupo de investigadores ha descubierto en Arrecife cuatro praderas de la especie Nanozostera noltii que, tras las últimas investigaciones en la zona, se había dado por extinguida.

La biodiversidad está de enhorabuena, ya que un equipo de investigación de la Facultad de Biología de la Universidad de La Laguna (ULL) ha localizado cuatro praderas de Nanozostera noltii en la playa de El Relucto, en Arrecife, Lanzarote, una especie que se creía extinta en Canarias desde hacía 12 años.

 

María Candelaria Gil, catedrática de Biología Vegetal e integrante del equipo de investigación, considera que este descubrimiento es un claro indicio de que la especie se está recuperando porque el área de distribución que ocupa en la actualidad goza de buena salud ,y añade que "eso es valioso para la biodiversidad de flora marina en el arrecife de roca de la capital lanzaroteña, en la que se encuentran aproximadamente unas 210 especies de algas".

 

Nanozostera noltii es una planta que vive permanentemente sumergida y pertenece al grupo de las fanerógamas marinas. Su aspecto es de porte herbáceo, con hojas alargadas y estrechas, tiene carácter perenne y presenta un marcado ciclo de crecimiento. Durante la primavera y verano, la planta entra en su época más activa, presentando su mayor tasa de crecimiento. Su importancia ecológica radica en que funciona como "guardería" al resguardar los huevos y alevines de varias especies marinas, además de captar CO2 y proteger la costa del oleaje.

 

Las principales amenazas a las que se enfrenta esta especie son las obras costeras, entre las que destacan la construcción de puertos deportivos, y la regeneración artificial de las playas, además de la contaminación asociada al desarrollo urbanístico litoral.

 

Aunque en el año 2000 la planta ya se consideraba extinta en Canarias, en 2004 se localizó una pequeña población frente a los puentes del Castillo de San Gabriel, pero al estar formada por solo 40 individuos y por la baja calidad del hábitat donde se encontraban, se creyó que no sobrevivirían, ya que no era un población que diera indicios de ser viable.

 

Contra todo pronóstico, Nanozostera noltii ha sobrevivido y ha formado cuatro poblaciones, tres de ellas muy cercanas entre sí con una extensión de 50 metros cuadrados y con más del 40% de recubrimiento y la cuarta, que se localiza a cien metros del núcleo principal presentando una menor densidad de población.

 

El siguiente paso será estudiar cada una de las poblaciones a nivel genético para comprobar si corresponden al mismo clon o son individuos distintos, para lo cual ya se ha recogido ejemplares de las cuatro. Dependiendo de los resultados que se obtengan tras el estudio genético, se determinará cuál es el siguiente paso para su conservación, ya que si las muestras recogidas de Nanozostera noltii para cada población pertenecen a varios clones, significaría que no habría necesidad de hacer transplantes, ya que el ecosistema está volviendo por sí solo a la estabilidad porque se está reproduciendo sexualmente.

 

A pesar de esta espontánea regeneración de la planta, no hay que escatimar en cuidados y medidas para su protección. Para ello, Gil ha recomendado que no se muevan las arenas y que se deje el régimen hidrodinámico tal cual estaba en los años ochenta y, sobre todo, evitar cualquier actividad o acción que altere el ecosistema.

 

La catedrática en Biología también ha solicitado un plan de limpieza en todo el litoral de la capital lanzaroteña, el desplazamiento de emisarios en dirección sur y que, tanto pescadores como mariscadores, protejan un ecosistema único en la región.

 

También considera que la zona próxima a la pradera de Nanozostera noltii sería un lugar idóneo para la construcción de un aula de naturaleza, con el objetivo de transmitir a los escolares locales "la gran riqueza que tiene Canarias desde el punto de vista de su flora y fauna marina".

 

Tras este redescubrimiento, observamos la increíble capacidad que tienen los ecosistemas de recuperarse si se abandonan las prácticas que dañan su equilibrio a tiempo, dando como resultado la supervivencia de los organismos y, por lo tanto, la preservación de la biodiversidad, en este caso de Arrecife.

 

Fuente: Efeverde.com


No se dispone del plugin necesario para la carga de éste contenido