Volver
Escombrera y basurero ilegal. Autor: Arttikusbcn para WIKIMEDIA de dominio público.

Los suelos contaminados ponen en peligro la biodiversidad

Científicos del CSIC han realizado un estudio donde se evidencian los efectos negativos que producen algunos vertederos de residuos sólidos urbanos en la biodiversidad.

No hace mucho tiempo los vertederos de residuos sólidos urbanos formaban parte de nuestro paisaje, proliferando en todo el país. Estos basureros generan graves impactos, como la contaminación de las aguas subterráneas y superficiales, sin embargo, si miramos atrás la legislación en materia de regulación de residuos, vemos que es relativamente reciente el interés que despertó su gestión.

 

En 1988 se aprobó el Real Decreto 833/1988 por el cual se regulaban los residuos tóxicos y peligrosos, pero no fue hasta diez años después cuando se aprobó la Ley 10/1998 de Residuos, recientemente derogada, por la Ley 22/2011. Esta primera ley mencionaba, también por primera vez, la importancia de gestionar no solo los residuos tóxicos y peligrosos, sino todos los residuos urbanos en general, con el fin de prevenir su producción y su gestión y fomentar, por este orden, la reducción, la reutilización y el reciclado, así como regular los suelos contaminados con la finalidad de proteger el medio ambiente y la salud de las personas.

 

La legislación actual (Ley 22/2011), no solo continúa con el planteamiento de la gestión de los residuos impulsando medidas que provengan su generación y mitiguen sus efectos adversos sobre el medio ambiente, sino que también añade el objetivo de regular el régimen jurídico de los suelos contaminados.

 

La contaminación de los suelos por los vertederos radica en que los residuos se encuentran en contacto directo con el suelo, y con la lluvia se producen los lixiviados, que son disoluciones de elementos orgánicos e inorgánicos presentes en las basuras. Estas disoluciones se filtran, son arrastradas y finalmente llegan a capas más profundas del suelo o a las aguas subterráneas. Estos componentes pueden ser muy contaminantes por su contenido en metales pesados, entre otros y, con el tiempo, llegan a integrarse en la cadena trófica.

 

Un equipo de investigación del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN) y de la Universidad de Alcalá de Henares (UAH), ha realizado un estudio en el que se han analizado los suelos de 15 antiguos vertederos de la Comunidad de Madrid sellados hace 20 años, en busca de presencia de metales pesados, sales y otros componentes orgánicos. En la investigación se ha incluido la diversidad de plantas y nematodos en los suelos analizados.

 

Los resultados, publicados en la revista "Journal of Environmental Management", revelan la alta presencia de metales pesados como cinc, cobre, cromo, níquel, plomo y cadmio en los suelos; sales como cloruros, sulfatos y nitratos en suelos y agua; elevados niveles de contaminantes orgánicos como hidrocarburos aromáticos y alifáticos, e insecticidas como el lindano. El lindano detectado alcanzó niveles preocupantes de acuerdo con los valores recomendados para los organismos terrestres. También las muestras de agua analizadas por medio de la demanda química de oxígeno (técnica utilizada para valorar el grado de contaminación) alcanzaron unos valores muy altos.

 

La elección de estudiar la diversidad de plantas y nematodos se debió a que estos son unos excelentes bioindicadores, por lo que son muy utilizados en la evaluación de la calidad de los suelos. Las especies vegetales suponen un registro continuo de los problemas que tienen los suelos, son un indicador clave para evaluar la entrada de algún contaminante en la cadena trófica de la zona. Por su parte, los nematodos son gusanos microscópicos muy abundantes en el suelo, de tal forma que 1 m3 puede llegar a contener hasta 30 millones de individuos. Por lo tanto, su abundancia determina el bienestar del suelo estudiado, ya que desempeñan un papel muy importante en su biogeoquímica al regular la descomposición de la materia orgánica y la liberación de nutrientes.

 

Tras el estudio de la diversidad de plantas y nematodos, los investigadores observaron que se apreciaba una diversidad muy baja en ambos y que incluso la diversidad era inferior a la registrada en otros ecosistemas degradados de la zona. Según Jesús Pastor, investigador del MNCN "estos factores condicionan la revegetación de estos suelos y la recuperación de las laderas y ecosistemas terrestres de sus áreas de descarga".

 

Este trabajo pone en manifiesto la necesidad de solucionar los problemas ocasionados por los vertederos y tomar medidas al respecto, al actualizar la situación y los riesgos que suponen para la salud de los ecosistemas este tipo de infraestructuras.

 

Invitación a la reflexión: Cada vez la población está más sensibilizada sobre que la generación de residuos es un problema global, y por ello va en aumento el número de personas que incorpora en su día a día pequeños actos que sumados entre todos, puedan llegar a hacer más sostenible el Planeta. Cuando viajamos o vamos de excursión, no es extraño encontrar por el camino escombreras o vertederos ilegales que afean, contaminan nuestras ciudades y afectan a la biodiversidad. Una iniciativa que contribuye a solucionar el problema es el proyecto internacional "Vamos a hacerlo", que promueve la localización de los vertederos ilegales de nuestro país a través de un mapa, con objeto de sean limpiados por parte de voluntarios en abril de 2013.

 

Fuentes: Ecoticias y Journal of Environmental Management.


No se dispone del plugin necesario para la carga de éste contenido